Las decisiones que tomamos son la causa directa de nuestra felicidad o infelicidad

¿Alguna vez te has preguntado cuántas decisiones tomamos al día? Es prácticamente imposible saber la cifra exacta, porque tomamos millones, aunque no seamos conscientes de ello. La gran mayoría se realizan de forma inconsciente, ya que el cerebro toma las decisiones en “piloto automático” en función de todo el “historial” de la persona.¿Por qué lo hace? Para evitarnos volvernos locos.
¿Es necesario este piloto automático? Sí, para pequeñas acciones mecánicas (lavarnos los dientes, conducir, escribir…), pero NO para todas las decisiones.

  • • ¿Alguna vez te has preguntado qué hubiera pasado si en lugar de haber hecho X hubieras hecho Y?
    • ¿Te has arrepentido de no haber tomado la decisión contraria?
    • ¿Has dado gracias por haber tomado la decisión correcta y haberte librado de algo peor?

Cada día tomamos pequeñas decisiones que aparentemente no nos afectan en nada: “dar un paso justo al frente” o “girar un grado a la izquierda”. En este preciso momento no apreciamos la diferencia, pero si trazamos una línea vertical que continúe en la misma dirección de nuestros pasos, poco a poco las líneas se irán separando. Y en un tiempo, la línea del paso al frente estará a kilómetros de distancia de la del grado a la izquierda.

Por tanto, una pequeña decisión puede influir en el camino a tomar, por ejemplo, en Colombia si vas a viajar desde Bogotá hacia Bucaramanga o hacia Medellín, debes tener en cuenta que son puntos muy distantes y para llegar al uno o al otro, depende de una decisión.

Pero ¿qué pasaría si en lugar de girar un grado a la izquierda, das un giro de 90°? Que, en lugar de llegar a Medellín, llegues a la Patagonia en Argentina. Y eso sí que es una diferencia abismal. ¿verdad?

¿Es mejor o peor una ruta que otra? Todo depende de lo que tú quieres y del estilo de vida que te hace feliz.

Las decisiones que tomamos son la causa directa de nuestra felicidad o infelicidad. Pero la mayor causante de infelicidad es la ausencia de decisiones en nuestra vida. No hay nada que genere mayor sufrimiento que la duda, porque la duda nos mantiene estancados. Si nos estancamos, no avanzamos. Si no avanzamos, dejamos de crecer. Y si dejamos de crecer, comenzamos a morir.

Si quieres ser feliz, sólo debes asegurarte de tomar BUENAS DECISIONES. ¿Y cómo podemos tomar buenas decisiones? Teniendo clara tu meta final. Si no sabes a dónde vas, puedes ir por la vida como un trompo y quedarte dando vueltas en el mismo sitio. Pero si no quieres quedarte estancado, tendrás que avanzar en alguna dirección. Así que lo primero de todo, DEFINE A DÓNDE QUIERES LLEGAR. Para ello responde a la siguiente pregunta:

¿Dónde quiero estar dentro de 5 años? Cierra los ojos e imagínatelo con todo lujo de detalles:

  • ¿Dónde vives?
  • ¿Con quién vives?
  • ¿A qué te dedicas?
  • ¿Cuáles son tus aficiones?
  • ¿Cuánto dinero ganas?
  • ¿Cuál es tu estado de salud?
  • ¿Cuál es el tipo de personas que están alrededor tuyo?

Una vez que lo tengas definido esto, grábate esas respuestas en tu cabeza. Y cada vez que tengas que tomar una decisión, pregúntate ¿Esta decisión me acerca a mi objetivo o me aleja de él?

Seguramente también funcionará contigo, no lo sé, pero en la mayoría de los casos así es, al tener en cuenta la respuesta a esas preguntas a largo plazo, comienzas a tomar BUENAS decisiones.

Quizás en este momento no te inspira hacer ejercicio, comer sano, tomar tus vitaminas, cambiar hábitos, pero si en 5 años te quieres ver con salud, tomarás la decisión de levantarte y hacer lo que haga falta para conseguirlo.

Quizás debas decidir hacer ahora un trabajo que no te gusta, porque piensas que ese trabajo te permitirá tener el dinero suficiente para hacer un sueño o un proyecto que has anhelado desde hace un tanto atrás.

Lo bueno de pensar a largo plazo, es que comenzamos a disfrutar y valorar aquellas actividades que, sin un motivo mayor, serían tediosas. Cuanto más grande y motivadora sea tu visión a largo plazo, mayor será el disfrute hoy.

Busca Felicidad en todas y cada una de las cosas que haces, ahí esta el secreto de hacerlo todo bien.

¿Tienes claro dónde quieres estar dentro de 5 años?

¡Deja tu comentario abajo y empieza a tomar buenas decisiones!

 

Te deseo todo lo mejor

• Sergio Prieto Muete •

Tus comentarios son muy importantes